Juan Manuel Moya García


Informe sobre la posible influencia de los campos electromagnéticos en vehículos eléctricos

Informe sobre la posible influencia de los campos electromagnéticos en vehículos eléctricos

Se recibe la llamada de una persona interesada en un VE que muestra su inquietud en las emisiones electromagnéticas de los VE, ya que el tener un familiar expuesto a una enfermedad, le ha hecho plantearse dicha cuestión.

Después de hablar con él donde nos muestra sus inquietudes acerca del tema, nos indica que se han realizado mediciones en vehículos eléctricos, híbridos y térmicos, y que las va a poner a nuestra disposición, asimismo le indicamos estudiar el tema desde la AUVE en colaboración con la Universidad de Extremadura.

Los datos aportados han sido éstos:

A la vista de estos datos se ha recabado información acerca de las mediciones de campos electromagnéticos en vehículos y su influencia en humanos.

Campos eléctricos y campos magnéticos.

Los campos eléctricos y magnéticos son campos invisibles de energía (llamada también radiación) producidos por la electricidad.

El campo eléctrico es aquella región del espacio influida por una carga eléctrica. Al aumentar la carga, el campo eléctrico aumenta su fuerza, y disminuye con el cuadrado de la distancia. Las unidades de los campos eléctricos en el sistema internacional es voltios por metro (V/m). Las paredes y otros elementos estructurales pueden actuar como barrera y debilitar los campos eléctricos.

Los campos magnéticos son los resultantes de la variación de flujo eléctrico a través de un conductor. Su fuerza disminuye a medida que aumenta la distancia. Los campos magnéticos en el sistema internacional se miden en tesla. Atraviesa la mayoría de materiales, incluyendo los tejidos de los seres vivos.

CEM, (Campos ElectroMagnéticos) es la abreviatura utilizada para referirse a los campos eléctricos y campos magnéticos en su conjunto.

Se definen dos rangos de CEM:

  • CEM de alta frecuencia: Forman parte de los CEM de radiación ionizante y dañan las células y el ADN. Sus fuentes principales son los rayos X y los rayos gamma. Tienen frecuencias por encima de 300 gigahertz (>300 GHz).
  • Los CEM de baja y media frecuencia. Forman parte de la radiación no ionizante y hasta el momento, no se ha demostrado que dañen al ADN ni a las células. Entre ellos se distinguen:
    • CEM de frecuencia extremadamente baja (EBF-CEM) que tienen frecuencias de hasta 300 Hz.
    • CEM de radiofrecuencia intermedia son que tienen frecuencias desde 300 Hz a 300 GHz.

Fuente de radiaciones no ionizantes.

Existen fuentes naturales como artificiales de CEM no ionizantes.

El campo magnético de la tierra, que causa que una brújula señale el norte, es un ejemplo de un CEM que ocurre en forma natural.

Los campos electromagnéticos producidos por humanos están comprendidos tanto en las categorías de EBF como de radiofrecuencia de la parte no ionizante del espectro electromagnético. Estos CEM pueden originarse desde diversas fuentes:

  • CEM de frecuencia extremadamente baja. Fuentes de campos electromagnéticos de frecuencia extremadamente baja (FEB) son las líneas de transmisión, alumbrado eléctrico y aparatos eléctricos, etc.
  • Radiación de radiofrecuencia. Las fuentes más comunes de radiación de radiofrecuencia son los aparatos y equipos de telecomunicación inalámbrica.

¿Por qué se estudian los campos electromagnéticos no ionizantes en relación con el cáncer?

Las líneas de transmisión y los aparatos eléctricos que emiten campos electromagnéticos (CEM) no ionizantes están presentes en todas partes en la casa y en lugares de trabajo. Por ejemplo, las redes inalámbricas están casi siempre encendidas y de forma creciente están en las casas, las escuelas y en muchos lugares públicos.

No se ha identificado ningún mecanismo por el que los CEM de FEB pudieran causar cáncer. Ya que no hay ninguna evidencia de que pueden dañar al ADN o a las células directamente.

Algunos científicos han especulado que los CEM de FEB podrían causar cáncer por otros mecanismos, como al reducir las concentraciones de la hormona melatonina y parece existir cierta evidencia de que la melatonina podría suprimir la formación de algunos tumores, aunque estudios de animales no han proporcionado indicaciones de que la exposición a CEM de FEB esté asociada con cáncer. Los pocos estudios de alta calidad en animales no han proporcionado evidencia de que Wi-Fi sea perjudicial para la salud.

El Instituto Nacional de Ciencias Ambientales de Salud, el cual es parte de los Institutos Nacionales de la Salud, está llevando a cabo un estudio a gran escala en roedores sobre la exposición a energía de radiofrecuencia (el tipo usado en los teléfonos celulares). Esta investigación se está haciendo en laboratorios altamente especializados que pueden especificar y controlar las fuentes de radiación y medir sus efectos. Los resultados preliminares de este estudio fueron publicados en mayo de 2016, y no se sabe de ningún mecanismo por el que los CEM no ionizantes puedan dañar al ADN y causar cáncer, aun un pequeño aumento del riesgo tendría importancia clínica dada la difusión de la exposición a estos campos.

En el “Informe BioIniciative Report” de 2012, científicos independientes y expertos de 10 países analizaron 1800 trabajos de investigación publicados entre 2006 – 2011 con respecto a, riesgos para la salud de los CEM, sin conclusiones concluyentes y con no pocas contradicciones entre ellas.

Pero, ¿qué han indicado los estudios acerca de posibles asociaciones entre los CEM no ionizantes y el cáncer?

En numerosos estudios epidemiológicos y extensas revisiones de artículos científicos se ha evaluado la posible relación entre la exposición a los campos magnéticos no ionizantes y el riesgo de cáncer en niños. La mayor parte de las investigaciones se han centrado en la leucemia y en los tumores de encéfalo, los dos cánceres más comunes en niños. Algunos estudios han examinado la relación entre estos cánceres y el hecho de vivir cerca de líneas de transmisión, con campos magnéticos en el hogar y la exposición de los padres a altos niveles de campos magnéticos en el lugar de trabajo. No se ha encontrado evidencia consistente para una asociación entre cualquier fuente de CEM no ionizante y cáncer.

Exposición de las líneas de transmisión. Si bien un estudio realizado en 1979 indicó una posible relación entre el hecho de vivir cerca de líneas de transmisión y la leucemia en niños, estudios más recientes han mostrado una mezcla de resultados. La mayoría de estos estudios no encontraron una asociación o encontraron una solo para aquellos niños que vivían en casas con grados muy elevados de campos magnéticos, los cuales además están presentes en pocas residencias.

Varios estudios han analizado los datos combinados de muchos estudios de exposición a líneas de transmisión y leucemia en niños:

  • Un análisis en conjunto de nueve estudios reportó un aumento doble del riesgo de leucemia infantil en niños con exposiciones de 0,4 μT o mayores, aunque menos de 1% de los niños en los estudios experimentaron este grado de exposición.
  • Un análisis posterior acerca de 15 estudios observó un aumento de 1,7 de leucemia infantil en niños con exposición de 0,3 μT o mayor, de nuevo poco más de 3% de los niños en los estudios experimentaron este grado de exposición.
  • Más recientemente, un análisis en conjunto de siete estudios publicados después del año 2000 reportó un aumento de 1,4 de leucemia infantil en niños con exposiciones de 0,3 μT o mayores, de nuevo, menos de la mitad de 1% de los niños en los estudios experimentaron este grado de exposición.

Para los tres estudios en conjunto, el número de niños expuestos era demasiado pequeño como para proveer cálculos estables de la relación entre dosis y respuesta. Esto significa que los resultados podrían interpretarse para reflejar ligeros aumentos de riesgo, un efecto umbral de 0,3 o 0,4 μT, o sin aumento significativo.

No está clara la interpretación del resultado de un riesgo mayor de leucemia infantil entre niños con las exposiciones más altas (mayores a 0,3 μT).

Exposición de aparatos eléctricos. Otra forma como los niños podrían exponerse a los campos magnéticos es por los aparatos electrodomésticos. Si bien los campos magnéticos cerca de muchos de los aparatos electrodomésticos son mayores que los que se encuentran en las cercanías de las líneas de transmisión, los electrodomésticos aportan menos a la exposición total de la persona a los campos magnéticos porque la mayoría de estos aparatos se usan solo por períodos cortos de tiempo. Y moverse a una distancia corta de la mayoría de los aparatos eléctricos reduce la exposición dramáticamente. Una vez más, los estudios no han hallado una evidencia firme de una relación entre el uso de aparatos electrodomésticos y el riesgo de leucemia en la niñez.

Exposición a Wi-Fi. En vista del uso extendido de Wi-Fi en las escuelas, la UK Health Protection Agency (que ahora es parte de Public Health England) ha efectuado los estudios más grandes y más completos de medición para evaluar las exposiciones de niños a los campos electromagnéticos de radiofrecuencia de redes inalámbricas de computadoras. Esta dependencia concluyó que las exposiciones de radiofrecuencia estaban muy abajo de los niveles máximos recomendados y que “no había razón para que no se siguiera usando Wi-Fi en las escuelas y en otros lugares”.

Una revisión de la literatura publicada concluyó que los pocos estudios de alta calidad hasta la fecha no proveen evidencia de efectos biológicos por exposiciones a Wi-Fi.

Exposición a estaciones base de teléfonos celulares. Pocos estudios han examinado el riesgo de cáncer en niños que viven cerca de estaciones base de teléfonos celulares o de transmisoras de radio o televisión. Ninguno de los estudios que calcularon las exposiciones a un nivel individual encontró un riesgo mayor de tumores en niños.

Exposición de los padres y el riesgo en los niños. Varios estudios han examinado la posible asociación entre la exposición materna o paterna a altos niveles de campos magnéticos antes de la concepción o durante el embarazo y el riesgo de cáncer en sus futuros hijos. Los resultados hasta la fecha han sido contradictorios. Esta cuestión necesita evaluación ulterior.

Exposición y supervivencia al cáncer. Unos pocos estudios han investigado si la exposición a los campos magnéticos está relacionada con el pronóstico o la supervivencia de niños con leucemia. Varios estudios retrospectivos pequeños de esta cuestión han ofrecido resultados incongruentes. Un análisis que combinó datos prospectivos de más de 3000 niños con leucemia linfoide aguda de ocho países mostró que la exposición a campos magnéticos de frecuencia extremadamente baja no estaba asociada con su supervivencia o riesgo de recurrencia.

¿Qué han indicado los estudios acerca de posibles asociaciones entre los CEM no ionizantes y el cáncer en adultos?

Muchos estudios han examinado la asociación entre la exposición a CEM no ionizantes y el cáncer en adultos, de los cuales pocos estudios han reportado evidencia de un riesgo mayor.

Exposiciones residenciales. La mayoría de los estudios epidemiológicos no han mostrado relaciones entre el cáncer de seno en mujeres y la exposición a CEM de frecuencia extremadamente baja en el hogar, aunque algunos estudios individuales han sugerido una relación; solo uno reportó resultados que eran estadísticamente significativos.

Exposiciones en el lugar de trabajo a radiación de frecuencia extremadamente baja. Varios estudios llevados a cabo en la década de los ochenta y a principios de 1990 indicaron que las personas que trabajaron en algunos oficios de electricidad en los que estuvieron expuestos a radiación de FEB (como operadores de centrales eléctricas y trabajadores de cableado telefónico) presentaron índices más altos de los esperados de algunos tipos de cáncer, en particular leucemia, tumores de encéfalo y cáncer de seno masculino. La mayoría de los resultados se basaron en los títulos de trabajo de los participantes y no en mediciones reales de su exposición. Estudios más recientes, incluso algunos que consideraron las mediciones de exposición, así como los títulos de los puestos de trabajo, no han mostrado en general un mayor riesgo de leucemia, tumores de encéfalo o cáncer de seno femenino por una mayor exposición a campos magnéticos en el trabajo.

Exposiciones en el lugar de trabajo a radiación de radiofrecuencia. Un número limitado de estudios han evaluado los riesgos de cáncer en trabajadores expuestos a radiación de radiofrecuencia. Un estudio grande de personal de la Marina de los Estados Unidos no encontró un exceso de tumores de encéfalo entre quienes con una alta probabilidad de exposición a radar (incluso técnicos en electrónica, técnicos de aviación y técnicos de control de incendios); sin embargo, la leucemia no linfocítica, en particular leucemia mieloide aguda, aumentó en técnicos en electrónica de escuadrones de aviación, pero no en personal de la Marina en otras categorías de trabajo. Un estudio de casos y controles en personal de la Fuerza Aérea de los Estados Unidos encontró la sugerencia de un riesgo mayor de cáncer de cerebro entre el personal que mantenía o reparaba equipo de radiofrecuencia o de emisión de microondas. Un estudio de casos y controles encontró la sugerencia de un mayor riesgo de muerte por cáncer de cerebro entre los hombres expuestos por la ocupación a radiación de microondas y/o de radiofrecuencia, con todo el riesgo excesivo entre los trabajadores en electrónica y electricidad ocupados en diseño, fabricación, reparación o instalación de equipo eléctrico o electrónico. No hubo evidencia de que trabajadores de una compañía de electricidad que estuvieron expuestos a campos electromagnéticos pulsátiles producidos por las líneas de transmisión tuvieran más probabilidad de presentar tumores de cerebro o leucemia que la población general. Empleados de un fabricante grande de productos inalámbricos de comunicación no tenían más probabilidad de morir por tumores de cerebro o cánceres del sistema linfático o hematopoyético que la población en general.

¿Cuál es la conclusión de las organizaciones de expertos acerca del riesgo de cáncer procedente de campos electromagnéticos?

En 2002, la Agencia Internacional para Investigación de Cáncer (IARC), un componente de la Organización Mundial de la Salud, nombró a un grupo de trabajo de expertos para revisar toda la evidencia disponible sobre campos eléctricos y magnéticos estáticos y de frecuencia extremadamente baja. El grupo de trabajo clasificó los CEM-FEB como “posiblemente carcinógenos para humanos”, con base en la limitada evidencia de estudios humanos en relación con la leucemia infantil.

En 2015, el Comité Científico de la Comisión Europea de Riesgos para la Salud Emergentes y de Identificación Reciente revisó los campos electromagnéticos en general, así como los teléfonos celulares en particular. Encontró que, en general, los estudios epidemiológicos de campos de frecuencia extremadamente baja muestran un mayor riesgo de leucemia infantil con exposiciones promedio diarias calculadas arriba de 0,3 a 0,4 μT, aunque no se han identificado mecanismos y no hay apoyo de estudios experimentales que explique esos resultados. Encontró también que los estudios epidemiológicos sobre exposición a radiofrecuencia no muestran un riesgo mayor de tumores de cerebro u otros cánceres de la región de la cabeza y cuello, aunque permanece abierta la posibilidad de una asociación con neuromas acústicos.

Conclusiones

En los estudios sobre los posibles efectos cancerígenos de los campos eléctricos y magnéticos ELF se ven obstaculizados por complicaciones o falta de información en casi todos los niveles.

Existen muchas cuestiones como la exposición a los CEM que afectan la interpretación de los estudios epidemiológicos.

Se han realizado intentos para examinar la carcinogénesis asociada con la exposición a campos eléctricos y magnéticos en el contexto de un proceso de varias etapas de causalidad del cáncer. Sin embargo, la manera en que estos campos podrían interactuar con otros estímulos, incluyendo carcinógenos tales como rayos X, radiación ultravioleta, productos químicos, etc, hacen inviable deducir conclusiones fundadas.

Existen estudios de los efectos de campos ELF eléctricos y magnéticos en células en cultivo, o utilizando sistemas biológicos más simple. En primer lugar, es evidente que muchos sistemas no proporcionan ninguna evidencia de efecto relacionado con la exposición. En segundo lugar, cuando se observan tales efectos, otros laboratorios a menudo han sido incapaces de reproducir dicha observación. Estos fallos son causados por una variedad de fenómenos, y a menudo involucra a numerosos investigadores. No es, por tanto, una diferencia simple entre dos centros y es poco probable que sea explicable simplemente como resultado de la falta de atención de uno o más de los laboratorios interesados, sino la consecuencia de la incapacidad de reproducir exactamente el efecto de campos eléctrico y magnético a las células o animales completos han estado expuestos en un estudio particular.

Existe mucha confusión acerca de las mediciones de campos magnéticos y su influencia en humanos.

No está demostrado que un campo magnético de alta intensidad influya de manera apreciable en humanos, pero además lo hace de manera diferente en función de las características físicas de la persona, es decir p.e. el mismo campo magnético afectando a un adulto y a un niño, afecta mucho mas a un humano que al niño, tan sólo por razones de física, ya que se campo eléctrico inducido será mucho menor.

Por último, las radiaciones observadas en los automóviles, están dentro del rango de exposición diaria de otras fuentes.

Bibliografía consultada:

  1. International Agency for Research on Cancer. Non-ionizing Radiation, Part 2: Radiofrequency Electromagnetic FieldsNotificación de salida. Lyon, France: IARC; 2013. IARC monographs on the evaluation of carcinogenic risks to humans, Volume 102.
  2. Ahlbom A, Green A, Kheifets L, et al. Epidemiology of health effects of radiofrequency exposure. Environmental Health Perspectives 2004; 112(17):1741–1754.

[PubMed Abstract]

  1. International Commission on Non-Ionizing Radiation Protection. Guidelines for limiting exposure to time-varying electric and magnetic fields (1 Hz to 100 kHz)Notificación de salida. Health Physics 2010; 99(6):818-36. doi: 10.1097/HP.0b013e3181f06c86.
  2. Schüz J, Mann S. A discussion of potential exposure metrics for use in epidemiological studies on human exposure to radiowaves from mobile phone base stations. Journal of Exposure Analysis and Environmental Epidemiology 2000; 10(6 Pt 1):600-5.

[PubMed Abstract]

  1. Viel JF, Clerc S, Barrera C, et al. Residential exposure to radiofrequency fields from mobile phone base stations, and broadcast transmitters: A population-based survey with personal meter. Occupational and Environmental Medicine 2009; 66(8):550-6.

[PubMed Abstract]

  1. Foster KR, Moulder JE. Wi-Fi and health: review of current status of research. Health Physics 2013; 105(6):561-75.

[PubMed Abstract]

  1. AGNIR. 2012. Health effects from radiofrequency electromagnetic fields. Report from the Independent Advisory Group on Non-Ionising Radiation. In Documents of the Health Protection Agency R, Chemical and Environmental Hazards. RCE 20, Health Protection Agency, UK (Ed.).
  2. Foster KR, Tell RA. Radiofrequency energy exposure from the Trilliant smart meter. Health Physics 2013; 105(2):177-86.

[PubMed Abstract]

  1. Lagroye I, Percherancier Y, Juutilainen J, De Gannes FP, Veyret B. ELF magnetic fields: Animal studies, mechanisms of action. Progress in Biophysics and Molecular Biology 2011; 107(3):369-373.

[PubMed Abstract]

  1. Boorman GA, McCormick DL, Findlay JC, et al. Chronic toxicity/oncogenicity evaluation of 60 Hz (power frequency) magnetic fields in F344/N rats. Toxicologic Pathology 1999; 27(3):267-78.

[PubMed Abstract]

  1. McCormick DL, Boorman GA, Findlay JC, et al. Chronic toxicity/oncogenicity evaluation of 60 Hz (power frequency) magnetic fields in B6C3F1 mice. Toxicologic Pathology 1999;2 7(3):279-85.

[PubMed Abstract]

  1. World Health Organization, International Agency for Research on Cancer. Non-ionizing radiation, Part 1: Static and extremely low-frequency (ELF) electric and magnetic fieldsNotificación de salida. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risks to Humans 2002; 80:1-395.
  2. Ahlbom IC, Cardis E, Green A, et al. Review of the epidemiologic literature on EMF and Health. Environmental Health Perspectives 2001; 109 Suppl 6:911-933.

[PubMed Abstract]

  1. Schüz J. Exposure to extremely low-frequency magnetic fields and the risk of childhood cancer: Update of the epidemiological evidence. Progress in Biophysics and Molecular Biology 2011; 107(3):339-342.

[PubMed Abstract]

  1. Wertheimer N, Leeper E. Electrical wiring configurations and childhood cancer. American Journal of Epidemiology 1979; 109(3):273-284.

[PubMed Abstract]

  1. Kleinerman RA, Kaune WT, Hatch EE, et al. Are children living near high-voltage power lines at increased risk of acute lymphoblastic leukemia? American Journal of Epidemiology 2000; 151(5):512-515.

[PubMed Abstract]

  1. Kroll ME, Swanson J, Vincent TJ, Draper GJ. Childhood cancer and magnetic fields from high-voltage power lines in England and Wales: A case–control study. British Journal of Cancer 2010; 103(7):1122-1127.

[PubMed Abstract]

  1. Wünsch-Filho V, Pelissari DM, Barbieri FE, et al. Exposure to magnetic fields and childhood acute lymphocytic leukemia in São Paulo, Brazil. Cancer Epidemiology 2011; 35(6):534-539.

[PubMed Abstract]

  1. Sermage-Faure C, Demoury C, Rudant J, et al. Childhood leukaemia close to high-voltage power lines–the Geocap study, 2002-2007. British Journal of Cancer 2013; 108(9):1899-1906.

[PubMed Abstract]

  1. Kabuto M, Nitta H, Yamamoto S, et al. Childhood leukemia and magnetic fields in Japan: A case–control study of childhood leukemia and residential power-frequency magnetic fields in Japan. International Journal of Cancer 2006; 119(3):643-650.

[PubMed Abstract]

  1. Linet MS, Hatch EE, Kleinerman RA, et al. Residential exposure to magnetic fields and acute lymphoblastic leukemia in children. New England Journal of Medicine 1997; 337(1):1-7.

[PubMed Abstract]

  1. Kheifets L, Ahlbom A, Crespi CM, et al. A pooled analysis of extremely low-frequency magnetic fields and childhood brain tumors. American Journal of Epidemiology 2010; 172(7):752-761.

[PubMed Abstract]

  1. Mezei G, Gadallah M, Kheifets L. Residential magnetic field exposure and childhood brain cancer: A meta-analysis. Epidemiology 2008; 19(3):424-430.

[PubMed Abstract]

  1. Does M, Scélo G, Metayer C, et al. Exposure to electrical contact currents and the risk of childhood leukemia. Radiation Research 2011; 175(3):390-396.

[PubMed Abstract]

  1. Ahlbom A, Day N, Feychting M, et al. A pooled analysis of magnetic fields and childhood leukaemia. British Journal of Cancer 2000; 83(5):692-698.

[PubMed Abstract]

  1. Greenland S, Sheppard AR, Kaune WT, Poole C, Kelsh MA. A pooled analysis of magnetic fields, wire codes, and childhood leukemia. Childhood Leukemia-EMF Study Group. Epidemiology 2000; 11(6):624-634.

[PubMed Abstract]

  1. Kheifets L, Ahlbom A, Crespi CM, et al. Pooled analysis of recent studies on magnetic fields and childhood leukaemia. British Journal of Cancer 2010; 103(7):1128-1135.

[PubMed Abstract]

  1. Hatch EE, Linet MS, Kleinerman RA, et al. Association between childhood acute lymphoblastic leukemia and use of electrical appliances during pregnancy and childhood. Epidemiology 1998; 9(3):234-245.

[PubMed Abstract]

  1. Findlay RP, Dimbylow PJ. SAR in a child voxel phantom from exposure to wireless computer networks (Wi-Fi). Physics in Medicine and Biology 2010; 55(15):N405-11.

[PubMed Abstract]

  1. Peyman A, Khalid M, Calderon C, et al. Assessment of exposure to electromagnetic fields from wireless computer networks (wi-fi) in schools; results of laboratory measurements. Health Physics 2011; 100(6):594-612.

[PubMed Abstract]

  1. Public Health England. Wireless networks (wi-fi): radio waves and health. Guidance. Published November 1, 2013. Available at https://www.gov.uk/government/publications/wireless-networks-wi-fi-radio-waves-and-health/wi-fi-radio-waves-and-health. (accessed March 4, 2016)
  2. Ha M, Im H, Lee M, et al. Radio-frequency radiation exposure from AM radio transmitters and childhood leukemia and brain cancer. American Journal of Epidemiology 2007; 166(3):270-9.

[PubMed Abstract]

  1. Merzenich H, Schmiedel S, Bennack S, et al. Childhood leukemia in relation to radio frequency electromagnetic fields in the vicinity of TV and radio broadcast transmitters. American Journal of Epidemiology 2008; 168(10):1169-78.

[PubMed Abstract]

  1. Elliott P, Toledano MB, Bennett J, et al. Mobile phone base stations and early childhood cancers: case-control study. British Medical Journal 2010; 340:c3077. doi: 10.1136/bmj.c3077.

[PubMed Abstract]

  1. Infante-Rivard C, Deadman JE. Maternal occupational exposure to extremely low frequency magnetic fields during pregnancy and childhood leukemia. Epidemiology 2003; 14(4):437-441.

[PubMed Abstract]

  1. Hug K, Grize L, Seidler A, Kaatsch P, Schüz J. Parental occupational exposure to extremely low frequency magnetic fields and childhood cancer: A German case–control study. American Journal of Epidemiology 2010; 171(1):27-35.

[PubMed Abstract]

  1. Svendsen AL, Weihkopf T, Kaatsch P, Schüz J. Exposure to magnetic fields and survival after diagnosis of childhood leukemia: A German cohort study. Cancer Epidemiology, Biomarkers & Prevention 2007; 16(6):1167-1171.

[PubMed Abstract]

  1. Foliart DE, Pollock BH, Mezei G, et al. Magnetic field exposure and long-term survival among children with leukaemia. British Journal of Cancer 2006; 94(1):161-164.

[PubMed Abstract]

  1. Foliart DE, Mezei G, Iriye R, et al. Magnetic field exposure and prognostic factors in childhood leukemia. Bioelectromagnetics 2007; 28(1):69-71.

[PubMed Abstract]

  1. Schüz J, Grell K, Kinsey S, et al. Extremely low-frequency magnetic fields and survival from childhood acute lymphoblastic leukemia: An international follow-up study. Blood Cancer Journal 2012; 2:e98.

[PubMed Abstract]

  1. Schoenfeld ER, O’Leary ES, Henderson K, et al. Electromagnetic fields and breast cancer on Long Island: A case–control study. American Journal of Epidemiology 2003; 158(1):47-58.

[PubMed Abstract]

  1. London SJ, Pogoda JM, Hwang KL, et al. Residential magnetic field exposure and breast cancer risk: A nested case–control study from a multiethnic cohort in Los Angeles County, California. American Journal of Epidemiology 2003; 158(10):969-980.

[PubMed Abstract]

  1. Davis S, Mirick DK, Stevens RG. Residential magnetic fields and the risk of breast cancer. American Journal of Epidemiology 2002; 155(5):446-454.

[PubMed Abstract]

  1. Kabat GC, O’Leary ES, Schoenfeld ER, et al. Electric blanket use and breast cancer on Long Island. Epidemiology 2003; 14(5):514-520.

[PubMed Abstract]

  1. Kliukiene J, Tynes T, Andersen A. Residential and occupational exposures to 50-Hz magnetic fields and breast cancer in women: A population-based study. American Journal of Epidemiology 2004; 159(9):852-861.

[PubMed Abstract]

  1. Tynes T, Haldorsen T. Residential and occupational exposure to 50 Hz magnetic fields and hematological cancers in Norway. Cancer Causes & Control 2003; 14(8):715-720.

[PubMed Abstract]

  1. Labrèche F, Goldberg MS, Valois MF, et al. Occupational exposures to extremely low frequency magnetic fields and postmenopausal breast cancer. American Journal of Industrial Medicine 2003; 44(6):643-652.

[PubMed Abstract]

  1. Willett EV, McKinney PA, Fear NT, Cartwright RA, Roman E. Occupational exposure to electromagnetic fields and acute leukaemia: Analysis of a case-control study. Occupational and Environmental Medicine 2003; 60(8):577-583.

[PubMed Abstract]

  1. Coble JB, Dosemeci M, Stewart PA, et al. Occupational exposure to magnetic fields and the risk of brain tumors. Neuro-Oncology 2009; 11(3):242-249.

[PubMed Abstract]

  1. Li W, Ray RM, Thomas DB, et al. Occupational exposure to magnetic fields and breast cancer among women textile workers in Shanghai, China. American Journal of Epidemiology 2013; 178(7):1038-1045.

[PubMed Abstract]

  1. Groves FD, Page WF, Gridley G, et al. Cancer in Korean war navy technicians: mortality survey after 40 years. American Journal of Epidemiology 2002; 155(9):810-8.

[PubMed Abstract]

  1. Grayson JK. Radiation exposure, socioeconomic status, and brain tumor risk in the U.S. Air Force: a nested case-control study. American Journal of Epidemiology 1996; 143(5):480-486.

[PubMed Abstract]

  1. Thomas TL, Stolley PD, Stemhagen A, et al. Brain tumor mortality risk among men with electrical and electronics jobs: a case-control study. Journal of the National Cancer Institute 1987; 79(2): 233-238.

[PubMed Abstract]

  1. Armstrong B, Thériault G, Guénel P, et al. Association between exposure to pulsed electromagnetic fields and cancer in electric utility workers in Quebec, Canada, and France. American Journal of Epidemiology 1994; 140(9):805-820.

[PubMed Abstract]

  1. Morgan RW, Kelsh MA, Zhao K, et al. Radiofrequency exposure and mortality from cancer of the brain and lymphatic/hemaopoietic systems. Epidemiology 2000: 11(12):118-127.

[PubMed Abstract]

  1. SCENIHR. 2015. Scientific Committee on Emerging and Newly Identified Health Risks: Potential health effects of exposure to electromagnetic fields (EMF): http://ec.europa.eu/health/scientific_committees/emerging/docs/scenihr_o_041.pdfNotificación de salida, accessed August 15, 2015.
  2. Lin J, Lu M, Wu T, Yang L, Wu T. Evaluating extremely low frequency magnetic fields in the rear seats of the electric vehicles. Radiat Prot Dosimetry. 2018 Mar 23. doi: 10.1093/rpd/ncy048.
  3. SangWook Park. Evaluation of Electromagnetic Exposure During 85 kHz Wireless Power Transfer for Electric Vehicles. IEEE Transactions on Magnetics. Volume: PP, Issue: 99. Sep 1, 2017. 1109/TMAG.2017.2748498
  4. Tell RA, Kavet R. Electric and magnetic fields <100 KHz in electric and gasoline-powered vehicles. Radiat Prot Dosimetry. 2016 Dec;172(4):541-546.
  5. Pablo Moreno-Torres Concha; Pablo Velez; Marcos Lafoz; Jaime R. Arribas. Passenger Exposure to Magnetic Fields due to the Batteries of an Electric Vehicle. IEEE Transactions on Vehicular Technology. 65(6):4564-4571. Jun 2016.
  6. Vassilev A et al. Magnetic Field Exposure Assessment in Electric Vehicles. IEEE Transactions on Electromagnetic Compatibility. 57(1):35-43. Feb 2015.
  7. Hareuveny R, Sudan M, Halgamuge MN, Yaffe Y, Tzabari Y, Namir D, Kheifets L. Characterization of Extremely Low Frequency Magnetic Fields from Diesel, Gasoline and Hybrid Cars under Controlled Conditions. Int J Environ Res Public Health. 2015 Jan 30;12(2):1651-1666.
  8. Tell RA, Sias G, Smith J, Sahl J, Kavet R. ELF magnetic fields in electric and gasoline-powered vehicles. 2013 Feb;34(2):156-61. doi: 10.1002/bem.21730.
  9. https://www.cancer.gov/espanol/cancer/causas-prevencion/riesgo/radiacion/hoja-informativa-campos-electromagneticos

Encuentro Nacional Vehículos Eléctricos en Leiria, Portugal, 7 y 8 de julio 2018

El fin de semana del 7 y 8 de julio del 2018, se ha celebrado el Sexto Encuentro Nacional de Vehículos Eléctricos en Leiria (Portugal) que organiza con carácter anual la Asociación de Usuarios de Vehículos Eléctricos de Portugal.

Para celebrar el sexto encuentro nacional de vehículos eléctricos en la localidad de Leiria (Portugal), el presidente de la asociación portuguesa, Henrique Sánchez, contactó con nuestra asociación e invitó a AUVE al acto del día 7, en el que se haría una mesa redonda junto al presidente de la asociación brasileña.

PRIMER DÍA

Acudimos al evento puntuales a la inauguración por parte del ministro de medio ambiente Joao Pedro Matos Fernandes.

Fue un verdadero placer escuchar por parte de un ministro la convicción en la movilidad eléctrica, las energías renovables, el futuro, etc. y así se lo hicimos saber desde la AUVE.

Tal es su firmeza y apuesta que vino en vehículo eléctrico desde Lisboa (300 km ida y vuelta), y no porque lo haya hecho para esta jornada, sino porque es su vehículo habitual, ¡Cuánto tienen que aprender en España muchos políticos!.

Como hemos mencionado anteriormente a las 12:30h, tal y como se reflejaba en el programa, en el local de conferencias, presentamos nuestras respectivas asociaciones los presidentes de la asociación portuguesa, brasileña y el delegado de Extremadura en representación de AUVE, así como de las evoluciones, incentivos, etc. respecto la movilidad eléctrica en nuestros países.

Los tres coincidimos en la necesidad de incentivar los puntos de recarga, la compra de vehículos (al menos mientra tengan un precio superior al equivalente en combustible fósil), así como otros incentivos mediante descuentos en impuestos, etc.

Otro punto en común que tratamos con respecto a los puntos de recarga, es la imprescindible interoperabilidad de los diferentes puntos de recarga, con el fin de facilitar tanto el uso como el pago en su caso.

Otro tema a destacar fue las dificultades actuales para la transformación de vehículos convencionales en eléctricos, cosa que con la legislación actual es prácticamente imposible, por su inviabilidad económica, que no técnica.

Una vez acabadas las exposiciones, se le dio la palabra al público presente que hizo muchas preguntas interesantes, acerca de los vehículos, los puntos de recarga, etc.

Ésta es una pequeña muestra de los vehículos que había presentes en el ENVE:

A las 16:00 del primer día, se había organizado una Foto de Familia Eléctrica, donde participamos 286 vehículos, que formaron la expresión “1,5ºC”, dando apoyo así al acuerdo adoptado en la Conferencia sobre Cambio Climático (COP22) de Marrakech celebrada el 7 de noviembre de 2016.

Cerramos el día con diversas conferencias y seminarios sobre vehículos de las diferentes marcas presentes en el evento.

SEGUNDO DÍA

Éste segundo día empezaba como el anterior a las 10:00h, y su primer gran acto era sobre las 11:30h con una conferencia sobre viajes de largo recorrido realizados con vehículos eléctricos, a destacar un Lisboa – Marrakech que hicieron un Tesla y un Nissan Leaf, y un curioso Cabo Roca – Cabo Norte, en el que recorrieron mas 12.500 km con un Kia Soul Eléctrico, en 25 días, con una media de 500 km diarios. Do Cabo da Roca ao Cabo Norte

Después de un par de charlas interesantes a cargo de usuarios de Tesla y de Renault, llegó otro de los momentos estelares, un recorrido por Leiria en vehículo Eléctrico en el que participamos mas de un centenar de coches.

Acabó el Encuentro con una entrega de diplomas a los vehículos mas representativos del evento y con un sorteo a los asistentes.

Tan solo nos queda, en primer lugar agradecer a la Asociación de Usuarios de Portugal la invitación y sobre todo las atenciones recibidas en todo momento, un gran ejemplo de amabilidad por todos y cada uno de los integrantes de UVE. GRACIAS.

Y en segundo lugar, elogiar la fantástica organización del evento, en todo momento atentos, cada uno en su puesto, pendiente de todos los detalles, etc, y no fue una percepción nuestra exclusivamente, muchos de los expositores que visitamos también recogieron esta misma impresión.

Por último agradecer la acogida por parte de la Ciudad de Leiria, que apoyó el evento con medios técnicos, humanos, etc.

Nos quedamos sin ver el precioso castillo medieval, pero así tendremos la escusa perfecta para volver otro día.

https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/thumb/1/10/CASTELO_DE_LEIRIA.jpg/600px-CASTELO_DE_LEIRIA.jpg

 

 


Inauguración de puntos de recarga en las Hospederías de Extremadura

Inauguración de Puntos de recarga en las Hospederías de Extremadura

A raiz de una sugerencia peleada por nuestro asociado Manuel Setrakian, al cual queremos dar las gracias, se han instalado en las Hospederías extremeñas y los apartamentos turísticos del Embalse de Orellana dos cargadores para vehículos eléctricos, lo que suman un total de 18 puntos de recarga que ya han entrado en servicio.

Se trata de una iniciativa de la Junta de Extremadura (Manuel trabaja en ella), en colaboración con TESLA, que se ha materializado gracias a un convenio entre la empresa pública Gebidexsa y la Agencia Extremeña de la Energía (AGENEX), que aporta un 75% del coste a través del proyecto europeo URBANSOL, que financiado con fondos FEDER a través del Programa de Cooperación Transfronterizo España-Portugal (Interreg POCTEP).
El proyecto URBANSOL prevé la creación de una red de recarga eléctrica con puntos interoperables en las ciudades más importantes de Extremadura y del Alentejo portugués, de modo que un usuario de vehículo eléctrico pueda recorrer las dos regiones transfronterizas sin problemas de autonomía.

Inauguración en Llerena

El consejero de Economía e Infraestructuras, José Luis Navarro, acompañado por el alcalde de Llerena, Valentín Cortés, el director de AGENEX, Cosme Segador, y los delegados de AUVE en Badajoz y Huelva con sus coches, han visitado hoy la instalación de la Hospedería de Llerena.

El consejero ha destacado el valor intangible añadido que supone situar a estos puntos en el mapa de Tesla, de manera que “cualquier usuario puede planificar su viaje porque Llerena y el conjunto de las Hospederías extremeñas ya aparecen en el mapa”.

El titular de Economía se ha mostrado ‘plenamente’ convencido de que la movilidad eléctrica y descarbonizada, utilizando energía limpia en vez de combustible fósil, es ya “el presente, como la demuestra claramente esta actuación, que por otra parte no es un hecho aislado del ejecutivo regional”.

En este sentido, ha manifestado con satisfacción que se ha conseguido un incremento adicional de los fondos del Programa Operativo FEDER 2014-2020, de más de seis millones de euros, destinados específicamente al vehículo eléctrico.

Según ha explicado, con esta partida adicional se contribuirá a lograr el gran objetivoque se ha propuesto Europa de alcanzar una movilidad totalmente descarbonizada en 2050, para lo cual “es necesario ir sustituyendo el parque móvil de vehículos de combustión por los eléctricos”.

La Estrategia de Movilidad Sostenible que está desarrollando la Junta de Extremadura contempla diversas acciones en colaboración con los ayuntamientos, entre las que ha citado los planes municipales de movilidad, que incluyan incentivos para fomentar el uso del vehículo eléctrico, que pueden ser “ventajas fiscales o cualquier otra discriminación positiva frente al vehículo de combustión”.

También con esta partida adicional, la Junta de Extremadura abrirá una línea de ayudas para la adquisición de vehículos eléctricos o híbridos, excepto para particulares por las restricciones que marcan los propios fondos europeos FEDER.
“En 2018 probablemente tengamos en marcha esta línea de ayudas que podrán destinarse a flotas de empresas y, por supuesto, a taxistas. Con ello, contribuiremos a incrementar lo que ya se está produciendo, que es incentivar la compra de estos vehículos, en España y en Extremadura”.

En Extremadura, las ventas de coches eléctricos de enero a septiembre de 2017 se han incrementado un 82%, con respecto al mismo periodo del año anterior, con 31 nuevos matriculados. Mientras que la venta de los híbridos han subido un 74,42%, también en el acumulado del año, 450 frente a 258 en el mismo periodo de 2016.
Una cifra insuficiente para el consejero, quien, no obstante, destaca que la movilidad eléctrica “es ya el presente y además imparable. Estoy convencido de que si trabajamos todos en la misma dirección vamos a conseguir la plena movilidad eléctrica”.

Solo nos queda reclamar que estos puntos de recarga queden a disposición pública, mientras no exista otra disponibilidad cercana, ya que en primer lugar han sido instalados con dinero público y por otra parte, aquellos que quiera visitar alguna de las localidades donde se encuentran dichos puntos puedan hacerlo aunque no se hospeden en dicho establecimiento, lo que permitirá como ha dicho el consejero, situar efectivamente a las localidades y sus alrededores en el mapa, fin inicial para el que se crearon las Hospederías.